Bajo la lluvia

historias Jul 23, 2017 No Comments

Era vestida con un disfraz gaitero al estilo de zaharrón. También con una máscara veneciana, de color rojo.

Aquel disfraz, como que era una mano de pintura de aguazo, era lavado por la lluvia. Toda la riqueza de colores se mezcló en un compuesto único y fluyó desnudando el cuerpo de ella, poco a poco. La máscara perdió su forma y fluyó para abajo, donde se unió con el corriente acuoso restante, pintado de rojo-verde.

El asfalto se convirtió en la paleta de los charcos multicolores…

Se quedaba desnuda en medio de la calle, con la cara lavada por la lluvia.

– Estoy libre, – dijo gozando. Tocado su mejilla, la nueva gota de lluvia se descascó.

– ¡Tú estás libre! – de repente se oyó el grito de los tipos con máscaras, eran en todas partes, aquí y allí; señalaban a ella con el dedo agresivamente, de forma salvaje y feroz. Intentaban avergonzar a ella. Algunos pasaron de largo, otros cercarón a ella.

Le daba igual. Antes no había sido así, pero por aquel momento toda la gente no produjo ningunos sentimientos en su alma. Se convirtió en sí misma, inesperadamente. No tenía miedo porque las lluevas variopintas no existían.

Y toda la muchedumbre desapareció, poco a poco, cada uno fue por su lado. No les gustó la indeferencia unicolor.

(Traducción de Kseniya Prikhodko)

Share

Share to Google Buzz
Share to Google Plus
Share to LiveJournal
Share to Yandex

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *